Las etiquetas que acompañan a los tejidos al comprar un sofá debe incluir las instrucciones de limpieza y mantenimiento.

En principio hemos de tener en consideración estos sencillos consejos que son comunes a la mayoría de los tejidos, de está manera no tendremos sorpresas.

Estos son:

  • Lavar en frío (por debajo de 40º)
  • No usar lejía, sino detergentes neutros
  • Planchar por la cara posterior (máximo 110º)
  • No secar al sol
  • No retorcer ni escurrir.
  • Puede lavarse en seco.
  • No secar en secadora

En gran parte de los tejidos, la mayoría de manchas pueden limpiarse vertiendo un chorrito de alcohol de farmacia sobre la mancha y frotando con un cepillo de la ropa.

En un próximo post hablaremos de la limpieza de sofás de piel.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies